Tortilla de lechuga con cebolla dulce

Aunque iremos desarrollando una dieta equilibrada que ayude a todo el mundo a mantener una relación no adictiva con la comida, creemos que no está de más ir aportando aproximaciones culinarias sencillas y fáciles de resolver que pueden nutrirnos y ser además en este caso diuréticas, saludable para todos aquellos que tienen la desafortunada desgracia de retener líquidos.
En este caso comenzamos con una jugosa TORTILLA DE LECHUGA CON CEBOLLA DULCE, especiada con orégano y ajo en polvo.

Foto Gabriel Carrión
Foto Gabriel Carrión

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS: 3 Huevos de Gallina, 1/2 lechuga grande o un cogollo de lechuga mediano, una cebolla dulce mediana, orégano, sal de ajo, aceite de oliva.
PREPARACIÓN (Disponer de una sartén donde los alimentos no se peguen): Se coge un bol de cerámica (plato hondo) o de plástico (taper) donde poder batir los huevos. Recordar que los huevos no deben ser rotos en el mismo recipiente donde se vayan a batir para evitar que caiga cualquier suciedad que pudiera tener la cáscara. Se echan los huevos y se baten. A continuación se corta la lechuga, muy fina, y se lava en escurridor con abundante agua, se coge la sartén que vayamos a utilizar y se coloca en el fuego, apagado todavía; se echa una cucharada de aceite de oliva que se distribuirá uniformemente por la superficie y encenderemos el fuego en lo lento, en las cocinas de gas o en un número de potencia bajo si es de vitrocerámica, se echa entonces la lechuga en la sartén y con una cuchara de madera se va moviendo hasta ver que la textura de la lechuga se va pochando, apenas en tres minutos ya estará lista, se vacía el contenido de la sartén en el recipiente donde esté el huevo, se reserva la sartén sin poner en el fuego y se hace lo mismo con la cebolla dulce, se corta en juliana muy pequeña, se lava un poco y echando de nuevo una cucharada de aceite sobre la sartén se vierte en la misma.
La cebolla dulce básicamente estará lista en no más allá de cinco minutos, y se mezclará también sobre el huevo y la lechuga, a continuación se reserva la sartén y se pone apenas una cucharada de café de orégano y otra de ajo picado o sal de ajo y se remueve hasta conseguir que todo quedé bien mezclado. Se pone de nuevo la sartén al fuego, se echa una cucharada de aceite de oliva que engrase el fondo y se vierte sobre la sartén el contenido del plato o bol, se empareja uniformemente y se pone al fuego que deberá seguir lento. (Ver foto)
Vigilar la tortilla, el tiempo de cuajar el huevo estará determinado por la superficie de la sartén y la uniformidad del calor, mejor estar pendiente. Cuando se considere, dar la vuelta y dejar que cuaje por la siguiente cara. Servir y comer. Realmente deliciosa, se puede acompañar con un tomate trinchado y media tostada. Una tortilla diferente y como dije antes diurética.

Para comentar: noticiasypalabras@gmail.com