¿Es la medicina general una pseudociencia?

Cuando un editorialista como José Antonio Campoy, director de la revista DSALUD, afirma en el número 208 de su revista, en Octubre de 2017: “La medicina convencional no es una disciplina científica basada en la evidencia por mucho que los médicos al servicio de la gran industria farmacéutica lo repitan como un mantra ya que sólo el 11% de los 3.000 protocolos que se utilizan en los hospitales y clínicas son claramente beneficiosos”, y su fuente es, el British Medical Journal, órgano oficial de la Asociación Médica Británica y sigue afirmando en su editorial ” … cada año mueren en los hospitales españoles mientras son tratados con ellos más de 400.000 personas y de que los tratamientos médicos son ya considerados en Estados Unidos la tercera causa directa de muerte tras el cáncer y los problemas cardiovasculares”, tenemos que ponernos las pilas y pensar que algo estamos haciendo mal, si consentimos que se nos trate como meros consumidores de una medicina que cada vez más se preocupa de la cuenta de resultados y menos de nuestras enfermedades.
El 17 de marzo de este año (2017) mi médica de cabecera me envió al oftalmólogo del Servicio Murciano de Salud, por residencia me toca el Hospital Universitario de Los Arcos, en la población de San Javier en Murcia. Durante varios meses, la lista estuvo cerrada y desde el propio ambulatorio no acababan de darme cita. Un par de meses después, principios de mayo por fin me dan un papel con el número de localizador CA9404 y con una fecha para ser atendido por el servicio de Oftalmología C01: planta 0 el 10 de Octubre de 2017, siete meses después de la prescripción médica, pero justo un día antes, desde dicho servicio me llaman y por teléfono me anulan la cita, afirmando que la médico no está, y sin más explicaciones me despachan con un “ya le llamaremos” y un “sino está usted conforme acuda al departamento de quejas”. Hoy 8 días después y esperando la revisión, sigo sin recibir noticias del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Los Arcos del Mar Menor.
Listas de espera interminables, quejas permanentes. Si usted ha sufrido o sufre algún tipo de retraso o de trato vejatorio, cuéntenoslo en el correo noticiasypalabras@gmail.com.
Si a esto le unimos ahora el despropósito de la guerra abierta en torno a las llamadas medicinas naturales o de herbolario, concretada en estos momentos con la Homeopatía, tenemos el fiel reflejo de lo que comentábamos con antelación, a la medicina y sus gestores, que no los médicos o quienes trabajan en general con espíritu de servicio, les interesa más la cuenta de resultados que los pacientes. Cuando hace unos años la Homeopatía era negocio y hacía ruido, las farmacéuticas invadieron las Farmacias con productos vinculados a ese tema, ahora al ver que los resultados económicos no son los adecuados, comienza a ser peligrosa. Son más rentables otras fórmulas, quizá más adictivas, que los propios tratamientos homeopáticos.
Debemos ser críticos y que no nos atenace el miedo. Las cifras están en el mercado para ser consultadas y la información veraz al acceso de todo el mundo. Dicha información veraz es la que de alguna manera pretendemos dar a través de nuestra web; curateensalud.com es un proyecto pequeño que pretendemos pueda crecer con toda la libertad del mundo. Detrás no tenemos un grupo editorial importante, ni una farmacéutica interesada en potenciar sus productos, ni tan siquiera comenzamos con capital, tan sólo hemos creído que debemos echarle coraje, sacar horas de otras actividades y comenzar un proyecto ilusionante que pueda ir sumando a quien desee hacerlo. En esta web y en su simple formato, cabe todo el mundo. Bienvenidos.

Los editores.
21.26 del 18 de octubre de 2017.